Tanto si vamos a instalar ventanas nuevas como si queremos renovar nuestras viejas ventanas debemos tener en cuenta al menos tres aspectos:

  1. Características de nuestra vivienda. Aspectos como la zona climática donde esté ubicada, la orientación de la fachada o la exposición al ruido del tráfico o a una zona concurrida o turística, influyen en la elección de tus ventanas, ya que el aislamiento térmico y acústico necesario variará en función de todos estos aspectos.
  1. Elección de un buen equipo profesional. De nada sirve adquirir unas ventanas de altas prestaciones si quien lo instala no es un profesional cualificado ni experimentado. Una mala instalación puede generar filtraciones de aire e incluso agua que arruinen la calidad del producto y necesiten de ajustes y reparaciones incómodas.
  1. Conocer los valores técnicos de las ventanas: Temas como el material a elegir, la permeabilidad del aire, la estanqueidad del agua, la resistencia al viento, los niveles U o la reducción acústica, así como saber elegir el tipo de cerramiento, son aspectos necesarios que, si no se conocen bien, pueden influir en la calidad de bienestar y ahorro energético de nuestro hogar. Dejarse asesorar por un buen equipo profesional es lo más recomendable.

Probablemente las ventanas no se cambien más que una o dos veces durante la vida de una casa, por lo que vale la pena asesorarse sobre cuáles nos convienen más y hacer la inversión necesaria.En Liminal hacemos ventanas a la medida de tu hogar, a tu gusto y asesorándote en todo momento. Ah! Y no olvides informarte sobre las ayudas del gobierno que podemos gestionarte para que obtengas descuentos de hasta 3.000€.